ALQUITARA

ALQUITARA

miércoles, 27 de abril de 2011

VIERNES 13 DE MAYO... THE FORTY NIGHTERS




CAFÉ-BLUES LA ALQUITARA
VIERNES 13 DE MAYO
THE FORTY NIGHTERS
12 NOCHE-ENTRADA LIBRE



Una banda joven, osada y divertida, a quienes el blues les gusta y apasiona totalmente. A pesar de no ser unos instrumentistas excepcionales, suenan muy conjuntados, por lo que eso no constituye ningún obstáculo para que se lancen con atrevimiento, determinación y totalmente convencidos de sus habilidades al ruedo de los iniciados. The Forty Nighters componen cuatro de las ocho canciones incluidas en el álbum, mientras que las cuatro restantes son versiones, “Caledonia” compuesta por la esposa de Louis Jordan, “Love With A Feeling” de Tampa Red, “I Want To Be Loved” de Willie Dixon y el irresistible slow, “Ain’t Nobody’s Bussines”, un tema que cada vez que lo escucho en manos de Otis Spann me pone la piel de gallina. Los Forty Nighters están formados por Alvaro Leal guitarra y voz, Sergio Valdehita teclados, Francisco Javier guitarra, Héctor Martínez armónica y coros y, Chema Contreras bajo, finalmente Pablo Ruiz batería. Todos ellos ponen una gran intención, ilusion e interés en el proyecto, lo que les honra profundamente. BUENO. " Vicente Zumel


El grupo comienza sus andaduras cuando Álvaro Leal, guitarra y voces, y Fco. Javier Gonzalo, guitarra, se conocen en julio del 2006. Pronto comienzan a versionear, sólo a dos guitarras, clásicos del blues como Key To The Highway, Dimples o Before You Accuse Me. Poco después, se une Héctor Martínez a la armónica, con lo que queda poco para formar la banda. Con amor y paciencia se van perfeccionando esos pocos temas de los que disponen (muchas otras versiones eran imposibles de hacer sin sección rítmica), mientras se continúa la búsqueda del anhelado combo bajo/batería.


Tras unas pocas pruebas con músicos que no encajan en lo que buscan (ni el embrión de The Forty Nighters* en lo que buscan estos músicos), conocen a Chema Contreras, bajo, y Carlos Sánchez, batería. A pesar de no ser unos enfermos del blues, deciden quedarse en el grupo, y sacarlo adelante con la misma ilusión que el resto de componentes... Lo que no es poco.

En abril de 2008, y gracias a conciertos previos, se contacta con Sergio Valdehíta, un teclista increíblemente joven para la madurez que demuestra tras su instrumento. En un principio, y como es comprensible, el grupo tarda en readaptarse al sonido del piano y del hammond. Pero una vez se adapta, la calidad de la banda aumenta enteros: un sonido más dulce en unos momentos, más rudo en otros se apodera de los Forty Nighters. Y no comienza un concierto sin oírse previamente por parte de Sergio "¡¡chicos, rock'n'roll!!". Lo que sólo parece una frase, un chascarrillo, es toda una declaración de intenciones. Y en los Forty Nighters ha encontrado a otros cinco con su misma idea de lo que es un directo potente.


Tras dos años de formación estable, en septiembre del 2008 Carlos Sánchez abandona la banda tras las grabaciones realizadas en Adrada del Pirón, dejándonos su saber hacer a la batería. En tan solo dos semanas, se realiza un primer concierto con Pablo Ruiz, un baterista que rápidamente coge el pulso a nuestra música y se integra como uno más en el seno de la banda. Es en este punto donde las composiciones propias de los Forty Nighters, así como las versiones realizadas, toman un nuevo color, una nueva textura.



En marzo del 2010, tras la grabación de su primer disco oficial y más de cien conciertos a sus espaldas por toda la geografía española, la banda decide ampliar fronteras y realiza una serie de conciertos por Europa, tocando en Berlín, Rotterdam, Apeldoorn, Bruselas y Luxemburgo. Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí tenéis a The Forty Nighters bajo la Puerta de Brandemburgo:

En junio de 2010, Pablo Ruiz y Sergio Valdehíta (aunque éste de forma intermitente, pues siempre está dispuesto a coger su teclado y venirse allá donde estén los Forty Nighters) deciden darse un respiro del Blues para emprender otros proyectos más afines a sus gustos musicales, y entra en la banda, por un breve período de tiempo, Paula Perero a la batería. Con ella la banda sigue sus actuaciones, siendo reseñable el Festival de Jazz de Yecla 2010 (Murcia), donde los Forty Nighters ponen en pie a un teatro al completo.

Y de nuevo, por incompatibilidades en los tiempos, Paula deja un gran sabor de boca y... la banda. Siendo sustituída en esta ocasión por Fernando Fernández, un gran conocedor de los diferentes estilos de Blues, y al cual se le puede oír en el directo en la Cope.

Las premisas que nos llevaron a formar la banda y a rodarla por toda la península siguen intactas:

1. Van a hacer BLUES

2. Lo van a llevar allá donde les dejen.






"

No hay comentarios:

Publicar un comentario