ALQUITARA

ALQUITARA

jueves, 7 de diciembre de 2017

La Alquitara: hoy cumplimos 27 años.

La Alquitara: hoy cumplimos 27 años.
Formamos ya parte de la historia de Béjar del siglo XX y del XXI y sin embargo somos también el presente, estamos mejor que nunca. Nos avalan y nos defienden nuestros mil y pico conciertos celebrados a lo largo de tantos años, los centenares de músicos y artistas que pasaron por nuestro escenario trayendo su música en vivo y convirtiéndolo en un templo musical del circuito nacional, tantos centenares como los de los ingenieros, estudiantes del día y de la noche, amigos los unos y los otros, todos los clientes y públicos que tenemos y hemos hecho no solo en Béjar, sino también en Hervás, en Barco, en Plasencia, en Salamanca, en Guijuelo y todas las localidades de nuestro amplio entorno geográfico, todos los que habéis hecho de La Alquitara un referente del ocio y la cultura que forma parte de nuestra seña de identidad: los conciertos, sí, pero también las lecturas de poesía, las presentaciones de libros, las exposiciones, los campeonatos de ajedrez, las tertulias y la buena compañía. Ya éramos gastrobar antes de que eso de los gastrobares se pusiera de moda, porque nuestras tapas han sido vanguardia de nuestra oferta, bar de día y garito de noche.
A todos los que habéis currado tras la barra del Alqui, a todos los clientes y amigos que nos habéis acompañado en este largo y alegre camino, GRACIAS.
La Alquitara cumple 27 años, la edad maldita en la que cayeron algunos de los grandes: Jim Morrison, Jimi Hendrix, Brian Jones, Amy Winehouse, Janis Joplin, Kurt Kobain, la edad maldita en la que palmó el genio del creador del blues, Robert Johnson. Pero no tenemos previsto dejaros solos. Nos queda mucho que daros y muchos años por compartir. On the bar again and again!
Gracias a todos. Vamos allá.

martes, 28 de noviembre de 2017

LOS CASSETTES EN LA ALQUITARA


CAFÉ-BLUES LA ALQUITARA
XXVII ANIVERSARIO
VIERNES 8 DE DICIEMBRE
12 NOCHE-ENTRADA LIBRE
LOS CASSETTES



Música Pop y Rock en Castellano de los 80 y 90

        Tras los primeros años de funcionamiento de Manolo, El Burro y Cía, fueron muchas las peticiones del público demandando temas de esa misma época pero de otros autores y bandas, además de lo que se venía haciendo.
         Por ese motivo a finales de 2015 se diseñó este nuevo proyecto que engloba temas de los años 80 y 90. Todos ellos, éxitos en castellano de la música Pop y Rock.

El CONCIERTO

         Consiste en una selección de los temas más significativos de estás dos décadas en las que no pueden faltar temas de La Frontera, Tam Tam Go, Celtas Cortos, Antonio Vega, Danza Invisible, Extremoduro, Leño, Fito y Fitipaldis, Heroes del Silencio, y un largo etc.

    


     El secreto del espectáculo y por lo que se desmarca del resto de grupos de versiones, es por que llevan a escena este repertorio de una manera personal, haciendo suyos todos estos temas. Ya que para hacer una copia fiel de una grabación, ya están las propias grabaciones. Y precisamente, este punto hace que los conciertos estén vivos, tal y como los propios autores hacían en sus directos con estos temas.





LA BANDA

   A sabiendas de que la fórmula funciona, para conseguir lo que anteriormente se mencionaba, es preciso una estabilidad sonora, y por ello, la banda está compuesta por cuatro profesionales de la música con unas trayectorias altamente acreditadas a nivel nacional.


domingo, 5 de noviembre de 2017

Béjar, la de las catedrales



Béjar, la de las catedrales







Quizás ya no queden más viajeros en el mundo que los peregrinos, aquellos que se toman el trayecto como un lento deleite y para los que llegar al destino es el fin de la aventura, y no la aventura en sí. Todos los demás somos turistas, con el goce apremiado por la falta de tiempo para la contemplación detenida del trayecto viajado. Así las cosas, propongo al turista que se disponga a visitar Béjar por motivos ociosos que se disfrace de peregrino, cuando menos un ratito, merodeando por los alrededores de la ciudad antes de entrar en ella.
Toda población que se precie de atractivos visuales tiene una estampa, un perfil donde se recorte contra el cielo —supongamos— la línea del caserío, con su castillo, sus torres de iglesias, su muralla o lo que la historia le haya deparado. Aquello que los estadounidenses, tan prácticos en todo, tan uniformes en sus ciudades, denominan skyline. Sin ser Nueva York, Béjar goza del privilegio de disponer de varias líneas del cielo, según en qué punto de los alrededores no situemos. Yo recomiendo, por encima de cualquier otra, la vista que se contempla desde el Ventorro de Pelayo, en la carretera que llega a la ciudad desde la sierra de Francia. Creo que el espectáculo visual desde allí es más que meritorio. Aunque asentada sobre un largo cerro, en cuya cresta se arracima el entramado urbano, en realidad Béjar está situada en un hoyo si pensamos que el cerro está rodeado de montañas por todas partes, salva la ventana geográfica que abre las tierras hacia la Extremadura. Desde allí, desde el Ventorro de Pelayo, la ciudad se exhibe en su perfil más histórico, con la parte urbana de la vieja villa frente a los ojos, al otro lado del cauce del río Cuerpo de Hombre que separa el Ventorro del cerro bejarano. Desde allí se puede entretener la mirada en el disfrute de la muralla, las torres y campanarios, el lienzo modernizado del palacio ducal o el convento de San Francisco, con el puente de San Albín a los pies, el primero que se construyó y sin duda el más hermoso de cuantos cruzan el río en el recorrido bejarano. En realidad la línea del cielo que desde allí se ve no tiene cielo, sino el majestuoso telón de fondo que constituye el muro verde del monte de El Castañar, un tupido y exuberante escenario vegetal para la representación de Béjar, que cambia de color según qué estación del año. Propongo estos días de otoño, cuando el cromatismo de los árboles es un auténtico festival.
De Béjar siempre se ha destacado, no sin razón, más su paisaje que su interior. Así que aún antes de abordar el casco urbano sugiero seguir merodeando y alumbrando la ciudad desde lejos, en el centro de un contexto en el que la Naturaleza ha sido generosa. Pudiéndolo hacer perfectamente en coche, prevengo al peregrino que se ande a pie los dos kilómetros que separan la ciudad del punto neurálgico del mencionado monte de El Castañar, una caminata no calamitosa en la que a cada vuelta y revuelta de la carretera el casco urbano de la ciudad va creciendo a sus pies, ensanchándose, confirmándose en su estrecha linealidad sobre la cresta del cerro. Desde ahí, punto de vista contrario al que veíamos desde el Ventorro de Pelayo, vemos la ciudad de arriba abajo, como un juguete delicado e inmóvil. No todas las poblaciones tienen el privilegio de ser contempladas desde arriba, en un golpe de vista. Ésta a la que ahora nos enfrentamos parece no tener nada que ver con la villa antigua que semejaba desde allí enfrente; ahora la que predomina en el cuadro es la ciudad moderna, la que se ha ido construyendo en los últimos cincuenta años. Perdida de vista la ciudad al final de la carretera, en la espesura umbría en la que desembocamos nos depara dos lugares inexcusables: a la derecha, la ermita de la Virgen del Castañar, patrona de Béjar; a la izquierda, la plaza de toros, la mas antigua de España.

Aún suplico al peregrino, inacostumbrado seguramente a que le demoren la urgencia de llegar a la plaza Mayor, que merodee un poco más en los alrededores, y si los dioses, los horarios y los días son propicios, no deje de sucumbir al placer de pasear por la villa renacentista de El Bosque, antiguo palacete veraniego y cinegético de la familia ducal, ejemplo único en España —junto con Aranjuez— de lo que fueron estas villas del siglo XVI, con palacio, estanque y jardines melancólicos.
Con frecuencia las gentes de otras tierras suelen decirme que han estado en Béjar, cuando en realidad han estado en Candelario. Creo que todavía los bejaranos no hemos aprendido a proyectar bien la imagen cabal de nuestro casco urbano, al que ruego al peregrino que acceda ya, si los pies inacostumbrados todavía se lo permiten. Me incluyo entre los apresurados turistas que de visita en cualquier otra parte acudimos a rótulos viarios y planos comerciales en los que buscamos mecánicamente los recursos más habituales para hacernos una idea de los valores estéticos del lugar. Es decir, iglesias y museos, además de alguna calle pintoresca. No se da bien el caso en Béjar. Hasta en eso —la vanidad natal se me impone— somos distintos los bejaranos con respecto a nuestro entorno natural. Por supuesto que debe el peregrino encaminarse inmediatamente hacia la plaza Mayor y descubrir en ella, amén de una típica plaza castellana de arcadas, el simbolismo arquitectónico de los poderes seculares que la compartieron durante tantos siglos: acá el medieval edificio del Ayuntamiento, enfrente la iglesia de El Salvador —si no la matriz, sí la más poderosa— y al fondo, altivo, proyectándose sobre el conjunto, el palacio ducal, otrora epicentro de la poderosa familia Zúñiga y hoy, ejemplo de la futilidad del poder, encantador instituto de enseñanza media, aunque guarda en su porte la majestuosidad perdida.
Por supuesto, también, que debe el peregrino aprovechar la ocasión para visitar al menos tres museos dignos: el que contiene el legado del exótico viajero que fue Valeriano Salas, en el convento de San Francisco, con piezas orientales sorprendentes; el del escultor local Mateo Hernández, incrustado en lo que fue una vez la iglesia de San Gil, con la mejor colección de obras suyas en talla directa, a golpe directo sobre el bloque de piedra que luego fue orangután o grulla, un zoológico de piedra que es lo mejor, en arte, que Béjar posee; y por último el recientemente inaugurado, y todavía formando su contenido, Museo Judío, a la vera de la iglesia de Santa María.




Yo no me iría, en todo caso, sin hacer un recorrido por lo que creo que es el valor patrimonial y estético más definitorio que tiene la urbe. Cierto es que lamentablemente Béjar no tiene el encanto de la vecina Candelario en la trama urbana. No busque el peregrino en sus calles rastros medievales, renacentistas o barrocos, que suelen ser los que llaman la atención y detienen la mirada, por ser los más frecuentes en todas partes. En Béjar no. No hubo suerte en los siglos en que la arquitectura y la pintura enriquecían Castilla y León hasta límites inabarcables. Ni los duques fueron generosos ni permitieron, en su poder absoluto, que otras familias nos legaran algún que otro palacio digno de una bella portada. Y si lo llegó a haber, caso de algún convento o casa señorial, fue devorado por el desarrollismo industrial que Béjar ha tenido durante quizá el último siglo y medio. Pero lo que por un lado se perdía, por otro se ganaba. Y eso es lo que todavía los bejaranos no hemos aprendido a valorar y enseñar. Mis antepasados los vecinos de Béjar no fueron verdaderamente protagonistas de su urbanismo hasta el siglo XIX, cuando los fabricantes textiles sustituyeron a los duques en el diseño de la ciudad. Aunque el propio dinamismo voraz de una población netamente urbana e industrial ha sido depredador de sí mismo y se ha destruido mucho, todavía lo mejor que ofrece el interior de Béjar es la visita inaudita, única, incomparable, a su legado industrial. Le ofrezco dos posibilidades de contemplación que no suelen estar en las previsiones de viaje: partiendo de la plaza Mayor, recorra el espinazo que constituye la calle Mayor, que desemboca en la plaza de La Corredera, actual centro urbano y donde probablemente haya dejado aparcado su automóvil. Aparentemente la calle Mayor no deja de ser una calle comercial, peatonal, que a la altura de los ojos no depara el más mínimo valor estético. Alto. Calma. Eleve un poco la vista y vaya oteando del primer piso hacia arriba en los edificios que va dejando a ambos lados de la vía. Castilla y León no conserva tantos ejemplos comparables al bejarano en lo que fue la arquitectura burguesa decimonónica. Sobrias fachadas de simetrías rígidas, balconadas que se estiran buscando la luz, galerías acristaladas que protegen de la luz. Aquella nobleza que Béjar no tuvo estalló en la burguesía textil, que exhibió su poderío económico asomándose y dejándose ver en la calle Mayor.
Pero más aún. La joya de la corona de una visita a Béjar se esconde en el cauce del río. Si los burgueses bejaranos del XIX cifraban el esplendor en sus viviendas a lo largo de la calle Mayor, la magnitud de su poder se levantó en la hoz profunda del Cuerpo de Hombre. Ahora es posible aproximarse y tocar los muros de las viejas fábricas textiles gracias al Paseo Fluvial que hace unos años se construyó en la misma vereda del río, partiendo del puente de Riofrío y a lo largo de un par de kilómetros. Asombra imaginar cómo en lugar tan angosto se pudo levantar la alineación de edificios industriales de soberbia traza, naves, turbinas, chimeneas, ventanas enrejadas que dejan entrever la herrumbre del tiempo, restos de maquinaria, grúas, canales, sombras del hervor textil, un patrimonio exclusivo e irrepetible en grave peligro de extinción si los bejaranos, arduos en el empeño de la modernidad, no sabemos entender que tenemos en cada fábrica arruinada una catedral, en cada chimenea un campanario, en cada ventana un retablo. Por el amor de Dios, querido peregrino, no se empeñe en querer que Béjar sea Candelario. Cada cosa en su sitio. Por sí misma, Béjar bien merece una demorada visita si sus ojos saben ver catedrales de nuestro tiempo. Sin culto muchas de ellas, pero catedrales. Visite Béjar. Se lo ordeno por favor.




miércoles, 1 de noviembre de 2017

SLAP GURU EN LA ALQUITARA









La banda se mueve entre el hard rock y el blues, con importantes dosis de psicodelia sesentera y riffs pesados y potentes más de los setenta. Y desde luego, saben lo que se hacen. Especialmente con el poderoso y contundente sonido de las guitarras de Valerio Goattin y Alberto Martín, un perfecto tándem que veces te recuerdan a BLACK SABBATH y otras a TEN YEARS AFTER, desde sonidos cercanos al blues hasta el rock más potente. 

domingo, 29 de octubre de 2017

HANNA WICKLUND& THE STEPPIN STONES


CAFÉ-BLUES LA ALQUITARA
HANNA WICKLUND & THE STEPPIN STONES
VIERNES 24 DE NOVIEMBRE
12 NOCHE-ENTRADA LIBRE





Hannah Wicklund y The Steppin Stones es una banda estadounidense de rock 'n' roll de Hilton Head Island, Carolina del Sur. Wicklund formó The Steppin Stones a la edad de nueve años. Mientras la mayoría hacía los deberes de tercer grado, Wicklund estaba formando una banda de rock 'n' roll. Han realizado más de 1,500 shows, compartiendo escenarios con actos como Kansas, Jefferson Starship, Outlaws, Lyle Lovett, Jason Isbell y Rusted Root antes de la edad legal para votar, Wicklund y The Steppin Stones han evolucionado durante más de una década.

Ahora asentados en Nashville, Tennessee, Wicklund, guitarrista, pianista, cantante y compositora está acompañada en el escenario por el bajo y la batería. Los rizos característicos de Wicklund volando a través del escenario remontan a la época de la primera estrella del rock femenino, Janis Joplin. Capturando el alma antigua de una nueva generación, la voz de Wicklund y el toque de guitarra le han valido sus comparaciones con la música de blues / soul Susan Tedeschi.

Con las influencias musicales de la banda de Jimi Hendrix, Fleetwood Mac, Tom Petty & the Heartbreakers y Jeff Beck, el estilo rock clásico de Wicklund hace que los fanáticos escuchen, pero sus habilidades con la guitarra hacen que quieran más.

Mientras recorría y tocaba en eventos privados como fiestas para Brian Johnson de AC / DC, la banda ha logrado lanzar cuatro álbumes. El último, un álbum homónimo grabado en Echo Mountain Recording Studios en Asheville, Carolina del Norte en 2015. La banda cerrará 2017 con su primera gira internacional y comenzará en 2018 con el lanzamiento de su tercer álbum, producido por Sadler Vaden.








RECICLAJE EN LA ALQUITARA



CAFÉ-BLUES LA ALQUITARA
VIERNES 17 DE NOVIEMBRE
RECICLAJE
12 NOCHE-ENTRADA LIBRE



LA BANDA DE ROCK RECICLAJE, LLEGA A BÉJAR (SALAMANCA), PARA PRESENTAR SU SEGUNDO TRABAJO DISCOGRÁFICO, "VEN VEN", EN EL MARCO DE UNA GIRA DE PRESENTACIÓN NACIONAL.



Con dos discos en el mercado y con muchos conciertos a sus espaldas de su anterior trabajo, donde compartieron escenario con artistas como Siniestro Total o Sidecars, llegan por primera vez a Béjar, con una colección de nuevas canciones, donde reina la frescura, los estribillos pegadizos que invitan al baile y la diversión.
Formación liderada por Quino Martínez y Angel Quintana a las voces y guitarras, Marcial Bonilla la bajo y Luis Vives a la batería.  ...... dispuestos a mostrarnos su rock and roll con raíces cercanas a Tequila, Ariel Rot o Los Rodríguez o sin ir más lejos a Los Zigarros o Leiva.



GULLERMO RAYO EN LA ALQUITARA



CAFÉ-BLUES LA ALQUITARA
VIERNES 10 DE NOVIEMBRE
GUILLERMO RAYO
12 NOCHE-ENTRADA LIBRE







«Piedras rulantes» es el disco que marca el regreso de Guillermo Rayo, actor, reportero, presentador y uno de los músicos más originales del panorama pop español, abierto a todo tipo de ritmos y un hombre que hace del directo un espectáculo que va más allá de la mera presentación de canciones.


PIEDRAS RULANTES es un disco de pop rock en español -  con algunas licencias musicales de esas que Guillermo Rayo maneja muy bien – con canciones que hablan de valores universales y del ser humano en la sociedad contemporánea y que están escritas en su línea habitual: irónicas, poéticas y mordaces.

Se presenta en LA ALQUITARA con la banda de rockandroll con la que lleva trabajando desde hace varios años en el proyecto tributo RAYO STONED:









Shanna Waterstown en La Alquitara


"BLUES EN VIVO"
CAFÉ-BLUES LA ALQUITARA
JUEVES 16 DE NOVIEMBRE
22.00 HORAS
SHANNA WATERSTOWN

ENTRADAS 
10 EUROS (ANTICIPADA)
12 EUROS (TAQUILLA)






Shanna Waterstown se ha consolidado como una de las vocalistas de blues más destacadas de la escena europea, compartiendo escenario con leyendas como James Brown, Buddy Guy, Maceo Parker, Matt Bianco, Lousiana Red o Mud Morganfield. Es una fuerza de la naturaleza y posee una de las carreras más emocionantes y prometedoras de la escena del blues actual. Bebe del jazz, el blues y el soul; sus influencias más marcadas quizás se encuentren en artistas como BB. King, Muddy Waters, Willie Dixon, Big Mama Thornton o Bessie Smith. 





La norteamericana Shanna Waterstown es el tesoro mejor escondido de la escena del blues parisina. Shanna nació en el profundo sur de los Estado Unidos. Creció cantando el Evangelio en una pequeña iglesia Bautista, en un momento en que la música más popular en la radio y en su hogar era "Motown Sound", "Country" y "Gospel". Su juventud está influenciada por muchos estilos ricos y diferentes de la música, e inspiró sus primeras creaciones y composiciones en la edad de 11 o 12. 


Ha girado en estos años incansablemente por Estados Unidos. En Europa en países como Francia, Alemania, Suiza, Bélgica, Italia, Austria, Polonia, Letonia, etc ... Incluyendo algunos de los festivales más importantes como el festival de blues Baden, el festival de blues de Basilea, el festival de jazz Ascona y mucho mas.

En los últimos años se ha consolidado como una de las vocalistas de blues más destacadas de la escena europea, compartiendo escenario con leyendas como James Brown, Buddy Guy, Maceo Parker, Matt Bianco, Lousiana Red, y Mud Morganfield sólo por nombrar algunos ejemplos.

 

En 2008 por primera vez Shanna plasmo en una grabación sus propias canciones iniciando una carrera muy personal con la intención de dejar su impronta como compositora en la escena del blues. Este álbum se titulóInside my Blues . Tras girar de manera constante con este primer álbum Shanna está a punto de dar un paso más con su segundo trabajo propio con material original que se lanzará en Abril de 2017


Si presencias un concierto de Shanna Waterstown no tendrás dudas. Shanna es una fuerza de la naturaleza una de las mejores front woman en el mundo de blues y con la carrera más emocionante y prometedora de la escena Europea Déjense llevar por una voz cálida, sensual, poderosa y auténtica que es .......... Shanna Waterstown

 


domingo, 8 de octubre de 2017

MARGO CILKER EN LA ALQUITARA







Margo Cilker & Field Heat ya están en tierras ibéricas!!! Ven a una noche de música country/folk, inspirada por grandes como el fallecido Tom Petty, Neil Young, Van Morrison y más.




jueves, 21 de septiembre de 2017

DAVE RILEY CON JOSÉ LUIS PARDO & THE MOJO WORKERS


CAFÉ-BLUES LA ALQUITARA
VIERNES 20 DE OCTUBRE 
12 NOCHE
ENTRADA : 10  EUROS
DAVE RILEY CON JOSÉ LUIS PARDO & THE MOJO WORKERS

De Mississippi a Chicago y de ahí a todo el mundo, el guitarrista y cantante Dave Riley, visita por primera vez España para descargar su verdadero blues tradicional en  un show electrizante que nos transportará de lleno a suelo amerciano .....  Suele estar acompañado por Bob Corritore pero en este caso, será bien arropado por José Luis Pardo y sus infalibles Mojo Workers, con David Fructuoso al bajo y Pascual Monge a la batería .




Dave Riley nació en Hattiesburg, Mississippi, el 18 de marzo de 1949. Sus padres se trasladaron a Chicago cuando él era un niño pequeño, dejando Riley y cuatro hermanos en el cuidado de sus abuelos. Los abuelos de Riley poseían campos de algodón y trabajaba en ellos. Riley comenzó a tocar la guitarra a los nueve años, pero no se tomó en serio la guitarra hasta que se reunió con sus padres en Chicago en 1961. El padre de Riley era un predicador en la Iglesia de Dios en Cristo. Cuando el resto de la familia se mudó a Chicago, comenzaron una banda familiar llamada "The Riley Singers", dice Riley, "Mi padre empezó a entrenarnos, él y mi tío Sam, para cantar música gospel. Y solían gritarte en ese entonces y hacerte cantar -dijo Riley-.




Poco después de la llegada de Riley a Chicago, su familia se trasladó desde el lado norte a un proyecto de vivienda en el West Side, cerca del mercado de Maxwell Street, donde escuchó por primera vez blues en vivo. Riley también recuerda ver Howlin 'Wolf actuar a través de las puertas abiertas de un club local, y aunque sus padres trataron de mantenerlo dentro de la esfera de la iglesia, logró escabullirse y tocar canciones de  Motown Songs con otros niños.

Después de graduarse de la escuela secundaria, Riley fue reclutado para el servicio en Vietnam. Después de la formación básica, estuvo brevemente en el estado de Washington, donde asistió a un espectáculo de Jimi Hendrix, un nativo de Seattle, que se convirtió en una gran influencia en el joven guitarrista.

Después de su liberación Riley se casó con su actual esposa, Tanja, y después de que ella quedó embarazada de su hijo, Riley dejó la música del alma para tocar el evangelio con el grupo de Tanya, el Mighty Gospel Wonders. Poco después, compró una casa en los suburbios y comenzó a trabajar como guardia de prisión en la Penitenciaría Estatal de Joiliet, trabajo que desempeñó durante unos 25 años. Riley confiesa libremente que la mayor parte del tiempo fue alcohólico y  drogadicto, hábitos que cogió en Vietnam. Pasó la última parte de los años 80 tratando de sacudir sus adicciones y ha estado sobrio desde 1989.

Dave Riley se encontró en la década de los 70 tocando bajo, y de vez en cuando tocando con Muddy Waters, Junior Wells, Buddy Guy y Howlin Wolf. En 1973, renunció a su carrera musical en el camino para ayudar a criar a su único hijo, Dave L. Riley, Jr. Ahora que su hijo ha crecido, Riley continúa con su carrera musical. Riley formó su propia banda en 1996 y pronto reclutó a su hijo, Dave "Yahni" Riley, Jr., para tocar el bajo.

En 1998 el cuello de Riley se rompió en un accidente de coche con un conductor ebrio, terminando su carrera en la prisión y dejándolo incapaz de tocar la guitarra durante nueve meses. Ahora ha recuperado la mayor parte de su capacidad de juego. Su primer CD, Living on Borrowed Time, es la historia de sus propias tragedias personales. Su segundo CD, Blues Across America ha sido un gran éxito. En este momento está ocupado recorriendo todo el país con su banda. Además de su hijo, su banda está formada por el baterista Sam Carr y del armonicista de  Arkansas, John Weston. Riley y su banda pronto se irán a Europa para presentarse en varios Festivales.







miércoles, 20 de septiembre de 2017

LINDSAY BEAVER & THE 24 TH ST. WAILERS EN LA ALQUITARA

CAFÉ-BLUES LA ALQUITARA

VIERNES 6 DE OCTUBRE 

12 NOCHE-ENTRADA LIBRE

LINDSAY BEAVER & THE 24 ST. WAILERS


Lindsay Beaver es mucho más que una mujer joven con talento musical. Es una fuerza de la naturaleza que no conoce límites: cantante, batería, compositora y líder. Nacida en Halifax-Nueva Escocia, Canadá, Lindsay ha estado al frente su banda “The 24th St. Wailers” viajando por Norte América y Europa durante los últimos años, ofreciendo su propia mezcla de rock ´n´ roll, soul, punk y blues. Su voz inabarcable y su potente manera de tocar la batería de pie, han dejado huella en festivales, teatros y clubs desde el Océano Ártico al Golfo de México. Sus composiciones y álbumes le han proporcionado innumerables éxitos y premios que incluyen una nominación a los Juno Awards en 2015 (los Grammy canadienses), 15 nominaciones a los Maple Awards, un premio Blues411 en 2015 y múltiples nominaciones a los premios Indie de Sirius/XM. Además, ha recibido las mejores críticas en publicaciones de todo el mundo.






Además de Lindsay, los miembros de su banda son igualmente impresionantes; actualmente está formada por Bradley Stivers al bajo (soberbio guitarrista además) y Marc Doucet y Josh Fulero a las guitarras. Sus inolvidables conciertos llenos de electricidad y extraordinaria clase beben de fuentes como Little Richard y los Ramones pasando por Howlin´ Wolf e Iggy Pop. El estilo único de Lindsay junto a su magnífica banda dotan a su repertorio de originalidad, tradición y actitud para establecerse con personalidad propia.




En su primera gira española Lindsay Beaver (voz, batería) y Brad Stivers (bajo) contarán a las guitarras con César Crespo (Pinball´s Blues Party, Chicken Wings, Lazy Boots) y Álvaro Bouso (King Bee, Lazy Boots). En esta ocasión presentarán los temas de su nuevo disco, recientemente grabado en Austin, Texas y que ha sido producido y grabado por Mike Keller (ex Fabulous Thunderbirds) en su estudio. En él, ha participado, entre otros muchos de la escena de Austin, Jimmie Vaughan. A este álbum le preceden 2 titulados “Wicked” y “Where Evil Grows” editados en 2014 y 2015 respectivamente.


viernes, 11 de agosto de 2017

RAYO STONED EN LA ALQUITARA

CAFÉ-BLUES LA ALQUITARA
VIERNES 18 DE.AGOSTO
RAYO STONED
12 NOCHE-ENTRADA LIBRE





Surge de la unión de Guillermo Rayo con músicos de la escena Rock madrileña. Todos son profesionales que acompañan o han acompañado regularmente a: Ariel Rot, Josele Santiago, Coque Malla, Tequila 2008
Sus espectáculos son un repaso de un amplio repertorio de la mítica banda donde tratan de imitar no sólo su sonido sino también su puesta en escena e interpretación de las canciones.






domingo, 30 de julio de 2017

HENDRIK ROVER 6& LOS MÍTICOS GT's en La Alquitara


Hendrik Röver, líder y alma mater de Los Deltonos, inicia a finales de la última década una carrera en solitario para dar rienda a su lado más country y folk que no tenia encaje dentro de su banda de siempre. 5 discos y la persistencia y sinceridad del artesano han construido un repertorio sólido, que en la actualidad se acompaña en directo con “Los Míticos GT´s”. Batería, contrabajo y la guitarra y voz del propio Hendrik Röver, estupendas canciones y un sabor a blues y rock de raíz americana con historias cercanas.
  















Siempre me han gustado las reediciones de dos discos en uno. Un montón de canciones, una visión más amplia de una época de un artista...Reconozco que ahora mismo no tenía dos discos para reeditar pero sí tenía material inédito para hacer dos discos. Pues ya está. Dicho y hecho. Aquí están Fetén y Fatal. Una vez más, vuelvo a hojear en el inagotable catálogo de miserias humanas en busca de inspiración para las letras y en la lista de "canciones por hacer" para las músicas. Si uno pone empeño, Fetén y Fatal pueden responder a una selección temática según la cual Fetén sería el disco optimista y Fatal el pesimista pero no se dejen engañar por las apariencias y escúchenlos con atención. La cosa no es tan sencilla. Ambos discos están lleno de historias contadas desde mi particular sentido del humor, que como alguien me dijo el otro día viene a ser como el vinagre de módena: agradable en apariencia pero con un toque agrio...historias tan asumibles como cotidianas, tan llenas de realidad como lo inventadas que son. No hay comilona que no produzca acidez. Hay Honky Tonk, Rock and Roll, Western Swing, Blues, Country, Americana (sea lo que sea eso) y Cantautorismo. Ud. Elige. Una visión amplia por tanto de lo que he maquinado con los Míticos desde nuestro "Incluye Futuros Clásicos" de hace ahora dos años. Grabado en GuitarTown en sesiones sueltas tarde/noche desde septiembre a noviembre de 2016 con Goyo Chiquito al contrabajo y Toño López Baños a la batería y percusiones.